Gestos y Movimientos Espontáneos

Los gestos pueden expresar una actitud. Los gestos suelen estar justo debajo de nuestra conciencia. Cuando ponemos atención a los gestos que nos traen tranquilidad, y que no sean auto-lesionantes, tenemos algo que llevamos con nosotros a todo tiempo que puede ayudarnos a calmarnos. Algunos de nosotros giramos nuestros pulgares. Algunos de nosotros acariciamos nuestro cabello. Algunos de nosotros podemos descansar un pulgar sobre otro pulgar y acariciarlo suavemente. Todos estos son ejemplos de gestos que pueden ser auto-tranquilizante.

Por unos momentos, piense en un gesto en cual ya practica que es tranquilizante para usted. Mientras lo piensa, vea si puede hacer ese gesto y luego preste atención a lo que sucede en su interior.

Si no sabe cuál es su gesto tranquilizante, a veces miembros de la familia pueden haber observado sus gestos que puedan ser tranquilizantes.